Permalink

0

5 reglas de oro para los freelance y su marca personal

Tener una marca fuerte puede dar un giro a tu negocio freelance.

Las buenas marcas producen respeto y determinan una reputación. Establecen tu presencia en el mercado. Cuando surgen preguntas como “¿dónde puedo encontrar un buen escritor freelance?” o “¿dónde acudo para rediseñar mi  página web?”… las marcas fuertes inmediatamente vienen a la mente.

Qué reglas de branding debes seguir

Se necesita tiempo y esfuerzo, por supuesto, pero aquí hay  5 reglas que, a menudo se pasan por alto, para recordarlas cuando construyas la marca de tu negocio freelance…

marca personal freelance

  1. Las marcas necesitan límites.

Es tentador decir que puedes manejar cualquier cliente. “Tenemos una solución para todos.” “Lo que usted necesite, podemos hacer que funcione.” Pero en realidad es mejor establecer límites para tu marca. Decir lo que no harás es tan importante como decir lo que harás porque le da a la gente un motivo para recordarte.

Por ejemplo, un profesional independiente novato vino a mí el otro día con unas cuantas preguntas porque quería iniciar un negocio de fotografía. Él quería hacer fotos de boda y de compromiso, pero no de la manera tradicional. Su idea era hacer un tipo de fotos divertidas geek / tecnológicas. Como cuando los novios quieren que sus fotos de compromiso tengan una temática de Star Wars o zombie o algo  de ese tipo.

No es mi estilo, pero es una marca matadora. Es un fotógrafo que vas a recordar. Y si tienes amigos que se van a comprometer y adoran Harry Potter, perdidos o Crepúsculo, posiblemente les hablaras de este chico.

Su marca no es para todos y por eso es por lo que la recuerdas.

  1. Reforzar las acciones de branding.

Puedes reivindicar que tu marca es x, y o z … pero si no la respaldas con acciones, tu imagen son solo palabras y fotos.

Las marcas cobran vida cuando están apoyadas por las acciones del negocio. Si quieres una marca en la que los clientes crean, necesitas respaldarla con la forma de actuar de tu negocio.

No puedes proclamar tener un servicio al cliente increíble si no haces ni caso a los clientes. No puedes pretender  alcanzar la perfección cuando solo has enviado tu primer borrador. No puedes proclamar que siempre cumples con las entregas si envías la versión definitiva con más de dos días de retraso.

Las marcas son reforzadas o destruidas por las acciones. Asegúrate de que tus acciones están enviando la señal correcta.

  1. Las marcas evolucionan.

Podrías pensar que tu marca está grabada en piedra, pero en realidad es bastante flexible.

Es fácil pensar: “Esto es lo que siempre he sido. No puedo cambiar ahora. ” Pero eso no es verdad. Incluso las grandes empresas  – Apple, por ejemplo –  se reinventan una y otra vez con el paso del tiempo.

Como profesional independiente tienes que hacer lo mismo para asegurarte que mantienes tu relevancia. Mejora tus habilidades estando al día de la tecnología necesaria. Revisa tu portfolio para asegurarte de que siempre estás destacando tu mejor trabajo.  Las marcas mantienen su relevancia evolucionando en el tiempo. Asegúrate de estar haciendo lo mismo.

  1. Tu marca existe para el cliente, no para ti.

Puede ser muy divertido construir tu marca y forjar tu propio espacio en el mundo freelance. Al principio es como si estuvieras creando tu propio mini-imperio. Pero no te quedes embebido mucho tiempo en tu propio mundo.

El propósito de una marca es apoyar a tus clientes, no tu ego.  Tu trabajo es hacer que tus clientes se vean bien. Si tu marca no da soporte a esta causa, tu negocio está luchando por darte soporte  a ti.

No tengas miedo de dar el salto y hacer lo que haya que hacer. Puede que no siempre estés tan “glamoroso” (y tal vez no es el papel pretencioso que tenías en mente), pero te será útil.

Deja tu  ego en la puerta y conviértete en un solucionador de problemas para tus clientes. Esta estrategia ayudará a cualquier marca.

  1. Tú eres tu marca.

Puede ser duro “ser tu negocio” todo el tiempo, pero viene con el papel de freelance.

Si estás de mal humor y conoces a alguien por primera vez (salir a comer o en una fiesta, por ejemplo), no estás dejando tu negocio en muy buena posición.

Todo el mundo es un cliente potencial, y aunque ninguno de nosotros es perfecto, es tu responsabilidad poner tu mejor cara tan a menudo como sea posible.

Si tu actitud es inconsistente, tu imagen de marca será inconsistente también. Esa es la vida de los freelance y autónomos. Tú eres tu marca, te guste o no.

Deja un comentario

Required fields are marked *.